Sexo sin penetración: nuevas experiencias

A la hora de hablar y sobre todo de practicar sexo solemos centrarnos en determinadas prácticas que vienen a ser convencionales. Creemos que al referirnos al sexo estamos hablando de la penetración, pero no siempre es así. Es bien sabido que el sexo va más allá de la penetración y que no es la única práctica que nos puede producir placer. Todo lo contrario.

Sexo sin penetración: la tendencia que se impone entre las parejas ...

Debemos tratar de eliminar los mitos que existen en torno a que la penetración es la práctica sexual por excelencia o que con otro tipo de juegos y estímulos no se pueden alcanzar las mismas cuotas de placer que cuando se introduce el pene en la vagina. En ocasiones puede ser incluso más.

ALTERNATIVAS A LA PENETRACIÓN

Hemos aludido anteriormente a la masturbación y a la felación porque son la principal alternativa a la penetración. Al menos las más socorridas. Además, uno puede recurrir a la masturbación en pareja, pero también en solitario. Pero no son los únicos. El cunnilingus es otro de los más utilizados, así como toda clase de juegos en que la vagina, el pene o el ano entren en juego.

Sexo: Se mira pero no se toca: las partes de una mujer que no ...

Lo más importante para descubrir las alternativas a la penetración es tener ganas de practicar sexo, aunque no el clásico en que el pene y vagina entran en contacto, y mostrar una mente abierta. El sexo, por lo general, es una cosa de dos, por lo que llegados a este punto has de tener una charla con tu pareja acerca de qué alternativas tenéis.

El placer en el sexo se deriva en la mayor parte de las ocasiones de la estimulación que sentimos junto a nuestra pareja. La práctica de penetraciones en ocasiones llega a ser mecánica, especialmente cuando se dispone de poco tiempo, ganas o se tiene la cabeza en otro sitio. Se pierde la buena costumbre de estimular a nuestro compañero, y a nosotros mismos, para incrementar el placer.

Por eso en el caso de renunciar a la penetración todo nuestro cuerpo gana poder. Las manos, la boca, los pies… se convierten en poderosas armas con las que estimular a nuestra pareja. Podemos jugar con la vagina, el pene o el ano de mil y una formas diferentes, con lo que ya podemos ir diciendo adiós a la monotonía. Eso sin contar la cantidad de juguetes sexuales que podemos introducir en nuestra vida sexual.

Besos, caricias, mordiscos, generar deseo, jugar… son todas prácticas que preparan al cuerpo para sentir más placer que con una mera penetración. Mientras que con el cuerpo se genera excitación,expectación, estimulación… ya se está provocando altas cotas de placer. Pero también pueden ser el preludio de lo que venga después.

MASTURBACIONES Y CUNNILINGUS

Las manos o la boca vuelven a ser fundamentales para practicar una masturbación o felación a tu pareja con la que hacerle alcanzar altas cotas de placer. En el caso de la mujer es bien conocido que puede llegar al orgasmo con una correcta estimulación del punto G. En el caso de ellos es bien sabido que si su pareja juega de la manera adecuada con su boca en torno al pene rozan el cielo.

La masturbación ya se ve  como una práctica normalizada en la vida sexual de cualquier pareja aún existen reticencias en torno al cunnilingus. Por ellos vamos a centrarnos un poco más en este tipo de sexo oral.

El cunnilingus resulta de lo más placentero para las mujeres, pero también es cierto que requiere de una pareja que se tome su tiempo y vaya adquiriendo cierta experiencia para proporcionarle placer. La lengua sustituye al pene como arma sexual y con ella se estimula la entrada de la vagina, la vulva, el clítoris y el ano. Pueden incluso hacerse pequeñas penetraciones con las que es muy probable que tu chica alcance el orgasmo. Y recuerda que a la hora de practicar sexo lo más importante es hablar con tu pareja de qué te gusta y qué no para orientarle. Eso y un poco de práctica conseguirá que alcancéis el placer, con penetración o sin ella.

Es estas prácticas los juguetes sexuales serán vuestros grandes aliados!

fuente: Bekia

50 preguntas rápidas para chequear tu vida sexual

Nuestra respuesta sexual es inesperada, misteriosa, menos mecánica de lo que pensamos y sometida a un montón de parámetros emocionales, intelectuales, sociales y físicos. Siguiendo los últimos hallazgos de investigadores del Instituto Kinsey (Universidad de Indiana), hemos elaborado el siguiente test con 50 preguntas que indican qué aspectos te enriquecen y mejoran tu modo de vivir el sexo y qué hábitos e ideas están bloqueando tu capacidad de gozar.

¿Sabes, por ejemplo, que el mejor modo de mantener en forma tu sexualidad es ejercitarla regularmente? Son cuestiones que servirán para averiguar esa conexión entre tu vida sexual y tu bienestar general. La respuesta positiva a cada una de ellas es garantía suficiente de una sexualidad saludable y satisfactoria. La respuesta negativa, por el contrario, ayudará a destapar carencias y a crear las condiciones ideales para mejorar esa capacidad de dar y recibir placer que tiene todo ser humano y controlar su comportamiento sexual, sabiendo que la seguridad en uno mismo se va a trasladar de inmediato a la relación de pareja.

 

Test de autochequeo sexual

  1. ¿Sabes que el sexo, practicado a diario, puede sustituir al ejercicio físico, en cuanto a la quema de calorías, sudoración o salud cardiovascular?
  2. ¿Practicas algún deporte en pareja, aunque sea pasear todos los días de la mano?
  3. ¿Has puesto a prueba tus fantasías?
  4. ¿Las conoces al menos?
  5. ¿Has descubierto los gustos sexuales de tu pareja?
  6. ¿Respondes en positivo a una provocación erótica?
  7. ¿Conoces el potencial erótico de las diferentes partes de tu cuerpo?
  8. ¿Introduces elementos nuevos en la relación para no caer en la monotonía (posturas diferentes, juegos, música, ambiente, etc)
  9. A pesar del estrés y todas tus responsabilidades, ¿sabes encontrar un momento para el placer sexual, aunque no sea más que para un encuentro rápido?
  10. ¿Te atreves a mostrar tu deseo sexual y a tomar la iniciativa?
  11. ¿Aprenderías la técnica para hacer un striptease y dejar sin aliento a tu pareja?
  12. ¿Pruebas nuevos lugares donde vivir tu pasión?
  13. ¿Te has expuesto en alguna ocasión al riesgo de ser pillado practicando el sexo?
  14. ¿Paras el reloj cuando se trata de hacer el amor?
  15. ¿Sabes poner límites y decir no cuando algo no te apetece?
  16. ¿Podrías enumerar tres alimentos afrodisíacos que te hagan subir la temperatura sexual?
  17. ¿Y tres frases sugerentes que pongan a mil a tu pareja?
  18. ¿Alguna vez has preparado un excitante baño de espuma y velas aromáticas para ti o para los dos?
  19. ¿Te excita la idea de acariciar a tu pareja sin tocarla con las manos?
  20. ¿Conoces el potencial de los pies?
  21. ¿Has probado a vendar vuestros ojos para poner a prueba el resto de los sentidos?
  22. ¿Entrenas tu suelo pélvico con los ejercicios de Kegel u otros programas específicos para fortalecer el músculo pubococcígeo y disfrutar aún más del sexo?
  23. ¿Estimulas su imaginación con lencería y ropa sugerente?
  24. ¿Consigues el orgasmo sin penetración?
  25. ¿Os disfrazaríais uno del otro para sacar el potencial erótico de este cambio de roles?
  26. ¿Conoces tu particular punto G?
  27. ¿Practicas el sexo más allá del coito o del orgasmo?
  28. ¿Agudizas el ingenio cuando las circunstancias parecen poco favorables (embarazo, menstruación, etc)?
  29. ¿Usas el sentido del humor para hacer frente a algún contratiempo?
  30. ¿Has probado el poder erótico del hielo?
  31. ¿Vives la sexualidad con confianza y autoestima?
  32. ¿Disfrutas de un relato erótico o una película subida de tono?
  33. ¿Te gusta desnudarte delante de tu pareja, independientemente de las curvas de tu cuerpo, las grasas o la celulitis?
  34. ¿Encuentras recursos suficientes para disfrutar de tu sexualidad aunque te cueste llegar al orgasmo?
  35. ¿Te exploras tu cuerpo para descubrir tus zonas erógenas?
  36. ¿Te esfuerzas por averiguar el mapa erógeno de tu pareja?
  37. ¿Recurres a prácticas diferentes al coito para mantener en forma tu disposición erótica?
  38. ¿Sabes que practicar sexo con asiduidad ayuda a lubricar con facilidad e intensidad durante muchos años?
  39. ¿Has descubierto ya si hay ideas irracionales te impiden gozar?
  40. ¿Sabes qué ejercicios te pueden ayudar a mejorar el desempeño sexual tanto si eres hombre como si eres mujer?
  41. ¿Practicas ejercicios con el fin de fortalecer los músculos y mantenerte en forma y con flexibilidad en los momentos de intimidad?
  42. ¿Eres capaz de lograr y mantener diferentes posiciones durante el coito?
  43. ¿El espejo te devuelve una imagen sexy?
  44. ¿Mimas a tu pareja, cuidas el vínculo afectivo?
  45. ¿Descansas el número de horas suficiente para mantener tu libido en forma?
  46. ¿Dirías que tu vida sexual es satisfactoria, independientemente del número de coitos o fantasías y prácticas ajenas?
  47. ¿Vives tu sexualidad de modo personal, sin temor a un mal desempeño o a la comparación con parejas sexuales anteriores?
  48. ¿Buscarías ayuda profesional para corregir cualquier disfunción o intentar salvar tu relación?
  49. ¿Te ha interesado alguna vez cultivar el arte de la sexualidad?
  50. ¿Con el tiempo has ido adquiriendo habilidades y destrezas que te permitan disfrutan más y mejor a ti y a tu pareja?

Esperamos que la mayoría de respuestas sean positivas, en caso contrario toma nota y a por ellas!!

 

fuente: yodona