Demasiado sexo puede hacerte infeliz?

Tras la presentación de un nuevo medicamento que ayuda a las mujeres a potenciar su actividad sexual —tal y como hace la viagra en los hombres— han salido a la luz estudios que demuestran que demasiado sexo puede destruir la felicidad de una pareja.

Dicen que practicar demasiado sexo puede hacer infeliz a una persona. La idea se plasma en un estudio realizado por la Univerisas Carnellie Mellon, en Pittsburgh, donde sus científicos han comprobado que doblar la actividad sexual de un grupo de matrimonios no les ha traído más que desgracias. Es conveniente matizar que los resultados negativos provenían de parejas en las que uno de los dos se veía obligado por el otro a mantener relaciones sexuales.

Sin duda, un dato revelador. A pesar de ello, siguen apareciendo en el mercado multitud de medicamentos con los que potenciar la actividad sexual. La reina de todas ellas es la viagra, que saltó a la fama como la gran solución a la disfunción eréctil. Después de Levitra y Cialis, ahora lo último es una pastilla tipo viagra pero para mujeres: la finalidad es poner ‘erecto’ el clítoris. Aún no ha hecho su aparición en el mercado, pero la FDA  (panel de asesores de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EEUU)respalda su comercialización.

Antes de la química, la psicología

Conocido como flibanserina, su objetivo es incrementar el deseo sexual en las mujeres a través de la modificación de tres sustancias químicas del cuerpo: aquellas que son clave para tener ganas de tener relaciones sexuales. La gran pregunta es: ¿está bien manipular la química del cuerpo antes de pasar por otro tipo de tratamientos? En nuestra opinión, en lo relativo al sexo, todo está en la cabeza. La medicina avanza y siempre es bueno saber que algo más allá de la terapia puede ayudar a practicar un sexo de manera sana y feliz, pero ¡no nos saltemos el primer paso!

Es importante destacar que todos estos fármacos están sujetos a prescripción médica. Internet se ha convertido en el mercado ilegal de este tipo de sustancias, pero no es para nada recomendable.

Habla con tu pareja

La comunicación con la pareja es la base para solventar problemas sexuales. En algunos casos, una depresión o un cambio vital provocan la pérdida de la libido. Exteriorizar los sentimientos ayuda a paliar los problemas. La terapia de pareja con un sexólogo es otro recurso antes de empezar a ingerir sustancias químicas.

Como veis, el sexo es bueno pero siempre y cuando se tengan ganas,. Ganas las de verdad, de las que no hace falta más que un roce para que la situación se ponga bien caliente. Más sexo no es más felicidad. Solo nos hará felices el sexo verdadero.

 

fuente: gonzoo

Los hombres con barriga son mejores amantes?

Tener algunos kilos de más no tiene por qué afectar a nuestras relaciones sexuales. Más bien lo contrario, según afirma un reciente estudio de la Universidad de Erciyes en Kayseri (Turquía) que afirma que la grasa abdominal puede aportar una serie de beneficios a nivel sexual.

Para su experimento, los investigadores contaron con 200 hombres adultos sanos a los que realizaron un seguimiento de sus relaciones sexuales durante aproximadamente año y medio. Antes de empezar, analizaron el índice de masa corporal (IMC) de los voluntarios.

Los resultados del estudio revelaron que los hombres con un IMC más alto tenían relaciones sexuales más duraderas que aquellos que tenían un IMC más bajo y pesaban menos. La media de relaciones sexuales fue de unos 5 minutos.

Otra de las conclusiones extraídas de la investigación aclaraba con un ejemplo que si un hombre tenía 100 relaciones sexuales al año, el que tuviera la barriga más voluminosa tendría un total de 8 horas más de sexo que uno que tuviera el abdomen firme y marcado.

 El motivo de esta diferencia entre personas con o sin abdomen firme es puramente biológica: la grasa abdominal provoca la segregación extra de una hormona llamada extradiol que permite que el orgasmo masculino se retrase un poco más en las relaciones sexuales. A más producción de esta hormona, más duradera será la sesión de sexo antes de llegar al clímax.

 

A que ya le encuentras cierto atractivo a la tripita cervecera??

 

fuente: muy interesante

Estar siempre excitada y otros trastornos sexuales extraños

¿Te imaginas temer a tu propio pene, sentir aversión por los homosexuales sin ser homófobo o no parar de tener un orgasmo tras otro? Estos son algunos de los síndromes sexuales más extraños. Quienes los padecen viven un auténtico calvario

Hipersexualidad

Se define como el estado en el que una persona se siente excitada constantemente y con necesidad de satisfacer su deseo sexual. Quienes padecen este síndrome se sienten vacíos emocionalmente, y sufren episodios de depresión por no ver nunca satisfechas sus carencias sexuales a pesar del empeño que ponen en ello. Muchos psiquiatras lo califican como adicción al sexo.

Pánico homosexual

Este extraño síndrome está asociado a un trastorno mental por el cual las personas que lo padecen son incapaces de permanecer al lado de una persona homosexual por miedo a ser atacado. El término lo acuñó el psiquiatra Edward J, Kempf, y sus síntomas van desde la psicosis, el pánico o las alucinaciones al estar con un gay. Fue en la Segunda Guerra Mundial cuando esta psicosis tuvo su auge entre los soldados, que tenían que dormir, ducharse o comer en compañía de otros hombres y en un recinto cerrado.

Síndrome de Koro

Se define como el miedo a ser atacado por el propio pene. Proviene del sudeste asiático y también es conocido como el síndrome de retracción genital o “cabeza de tortuga. Quienes lo sufren sienten que su miembro se retrae hasta el punto de que se introduce dentro del cuerpo hasta causar su muerte. Provoca ataques de pánico y se conocen casos en los que una persona ha llegado a amputarse su propio pene.

Síndrome de excitación persistente

Se define como el estado en el que una mujer se siente excitada constantemente y los orgasmos se suceden uno tras otro. También afecta a los hombres y adquiere el nombre del priapismo, aunque en el caso de los varones solo causa una erección persistente sin llegar a tener un orgasmo o eyacular. El pasado mes de abril, una mujer británica fue ingresada en un hospital tras sufrir orgasmos encadenados unos tras otros. Los sanitarios tuvieron que aplacar la situación con valium.

 Erotomanía

Es la seguridad o convicción que tiene una persona de que otra está enamorada de él o ella. Se trata de un trastorno de la personalidad y también se conoce como el “delirio de ser amado”. Quienes lo sufren se inventan una historia basada en una relación ficticia con otra persona que puede existir o no. Están totalmente convencidos de esa relación y distorsionan la realidad. Normalmente, se asocia a otras enfermedades mentales como la esquizofrenia.

Síndrome de Capgras

Es quizás uno de los síndromes más extraños por lo enrevesado de sus características. Quien lo padece está totalmente convencido de que la persona con la que comparte su vida está siendo sustituida por otra de idénticas características pero de diferente identidad. El afectado rompe todo tipo de lazos emocionales y evita acercarse a la pareja. Suele desembocar en divorcios o separaciones al hacerse imposible la convivencia entre las dos personas.

Síndrome de Couvade

Se trata de la paternidad llevada al extremo y suele afectar a padres primerizos durante el periodo de gestación del bebé. Durante esos 9 meses sienten que están embarazados. Vómitos, náuseas y ardor de estómago, como si llevaran un niño dentro. Hay hombres que han llegado a desarrollar un vientre abultado como el de su mujer.

Sexsomnio

El sonambulismo sexual es un trastorno por el cual una persona dormida puede llegar a mantener (e incluso forzar) relaciones sexuales con su pareja. Normalmente, afecta a personas adictas al sexo, a las drogas, al alcohol o a aquellas que estén pasando un periodo de estrés.

 

 

fuente: gonzoo

El sexo te hace rejuvenecer 10 años

Hoy en día, son muchas las personas que pasan por centros de cirugía estética para aparentar una edad diferente y sentirse mejor o simplemente, llenarse de cremas que prometen milagros anti edad y solo ayudan a vaciar la cuenta bancaria.

 

Todas estas personas no saben todavía los resultados de un estudio realizado por David Weeks, un neuropsicológico escocés del Hospital Real de Edimburgo, que durante 10 años de su vida y la colaboración de 3500 personas, todas ellas parejas sexualmente activas, realizó un estudio que ofrece a una conclusión muy atractiva.

Después de varios análisis de comportamiento y de apariencia llegaron a la siguiente afirmación: todas aquellas parejas que practican sexo 3 veces a la semana parecen 10 años más jóvenes que los que practican sexo dos o menos veces a la semana.

Según el estudio que realizó el experto a lo largo de diez años de investigación, los condicionamientos genéticos son responsables en un 25% de la apariencia juvenil de las personas, mientras que el 75% restante sería producto de ciertos hábitos, entre ellos, la actividad sexual.

Las  relaciones sexuales no desencadenan por sí solas ningún fenómeno físico que pueda relacionarse directamente con un rejuvenecimiento físico, sino que los individuos que tienen una actividad sexual satisfactoria se sienten mejor anímicamente y eso hace que se vean más jóvenes.

Sea por razones físicas o sea por causas orgánicas, está comprobado que tanto los hombres como las mujeres que se sienten plenos sexualmente tienen una apariencia mucho más juvenil.

Así que ya sabéis picarones!! menos cremas anti-edad y más relaciones sexuales!!

 

 

Fuente: Ocio Pareja