5 herramientas para trabajar los celos

Diferenciar los celos tóxicos de los que no lo son, como con casi toda emoción que nos puede provocar un comportamiento obsesivo y dañino para nosotras, es muy sencillo con esta técnica que explican en El Arte de Vivir (ONG fundada por Sri Sri Ravi Shankar, cuatro veces nominado al premio Nobel de la Paz, que lucha contra el estrés y por conseguir un mundo en paz): “Toda emoción es sana si dura lo que le tomaría a una línea desaparecer cuando la dibujas en la superficie del agua, o sea, si enseguida se va. Los celos son naturales, lo fundamental es no quedarse ‘trabado’ con esa emoción”.

Desde la plataforma de psicólogos TherapyChat nos aconsejan varias herramientas que nos pueden ser muy útiles:

Superar La dependencia emocional. “Tenemos tanto miedo a estar solos que nos parece que estar celosos es lo normal ya que no queremos perder a la persona con la que estamos. La dependencia emocional nos quita energía y nos empobrece la autoestima. Si amamos con dependencia no amamos realmente, y no dejamos libertad a la relación de pareja para dar lo mejor y enriquecerse. Si piensas que tú o tu pareja podéis tener dependencia emocional, poneos en contacto con un psicólogo que os podrá ayudar a superarla de la forma más eficaz”, nos explican y recomiendan con criterio que siempre busquemos el asesoramiento de un experto.

4 pasos para controlar los celos en tu relación | CNN

Trabaja la igualdad de pareja: y no hablamos de igualdad en las labores de la casa, en las finanzas, hablamos de que deberías pensar si estás comportándote con tu pareja como si esta fuera una posesión que se controla y hace lo que le digas. NO es SIRI. “Cuando tenemos pareja nos comprometemos con otra persona a compartir la vida y el amor, pero no abrimos las puertas al control y al poder. Nuestra pareja no es nuestra. Y tú no eres de tu pareja. Sois dos seres libres e independientes y debéis respetaros como tales. Amar desde la igualdad es un buen consejo para solucionar los celos patológicos”.

Mejora tu vida social: despejarse y dejar de darle a la centrifugadora es una opción muy sana y muy divertida. Deja de estar pendiente de su vida y empieza a vivir la tuya a lo grande.

Potencia tu autocontrol emocional: “Identificar y controlar tus emociones te ayudará a descubrir el patrón que sigues cuando entras en la espiral de los celos patológicos. Tenemos que controlar nuestras emociones para que no nos hagan daño y aprender a no dejarnos llevar por la ansiedad, que produce emociones como el miedo” explican desde la plataforma de expertos.

Cuál es su tipo de celos: normal, exagerado, obsesivo o patológico?http://www.reinapicara.com

Por último, nos recomienda buscar los orígenes de esos sentimientos, a lo mejor estás canalizando tu anterior relación en esta; dejar los pensamientos catastróficos, nunca se ha acabado el mundo por una ruptura sentimental, la prueba es que sigue girando alrededor del sol; prueba las conductas de sustitución, cuando los oscuros pensamientos conquisten tu cerebro, céntrate en alguna actividad que te guste de verdad, o sencillamente en lo que estás haciendo; y racionaliza, “si no te contesta al teléfono, simplemente hazte la pregunta de cuántas veces te ha pasado lo mismo y te darás cuenta de que estabas en una reunión, que lo tenías en silencio y no que estabas engañando a tu pareja”, nos recomienda Paulina.

Para terminar, nos acercamos de nuevo a los consejos y herramientas de la Fundación El Arte de Vivir, a través de uno de sus instructores, Matías Quinn: “Celar es dejar de creer en el otro y cuando toda la tensión está puesta en lo que hace y dice, las relaciones se vuelven una causa de sufrimiento”.

1. No te resistas a lo que sientes. No reprimas esa emoción. Cierra los ojos y observa el patrón de tu respiración. Cuando atraviesas una emoción muy fuerte, la respiración es entrecortada y con un ritmo más acelerado. A partir de esa base, utiliza alguna técnica de respiración para comenzar a manejar tus emociones.

2. Relájate y lleva tu atención a la zona del estómago, que es donde normalmente se acumulan los celos. Meditar, respirar y observarte a ti mismo te pueden evitar un ataque de celos.

3. Cuida tu cuerpo: come sano, duerme bien, haz ejercicio y utiliza técnicas de respiración, porque todo esto incrementa tu nivel de energía y ayuda a que las emociones no se apoderen tanto de ti.

4. Recuerda que las respuestas están dentro de ti, usa tu intuición y sentido común.

5. Normalmente las emociones fuertes nos paralizan y no nos permiten tomar decisiones inteligentes. A veces, los celos pueden ser algo intuitivo, o sea, intuyes que está pasando algo malo, que no se está cumpliendo un compromiso de fidelidad y es un momento para escuchar y dialogar con la otra persona.

  • En el caso de padecer celos patológicos, desde Reina Pícara recomendamos siempre acudir a un profesional de psicología para un asesoramiento profesional y personalizado.

fuente: glamour

Orgasmo cervical: qué es y cómo tener uno

Justo cuando crees que has descubierto todos los tipos de orgasmos que se pueden tener, surge uno nuevo, y el último es el orgasmo cervical potencialmente súper intenso. Si no has oído hablar de un orgasmo cervical (o crees que no lo has experimentado), no estás sola. “Los orgasmos cervicales son menos conocidos que los orgasmos clitorianos o del punto G porque no son tan comunes o no tan comúnmente reconocidos”, dice Jessica O’Reilly, Ph.D., sexóloga residente de ASTROGLIDE y presentadora de @SexWithDrJess pódcast.

 

Esta es la manera de alcanzar un orgasmo cervical (el más intenso de todos)

Pero, ¿qué es un orgasmo cervical? “El cuello uterino es el extremo del útero que solo se abre ligeramente para el sangrado menstrual y se abre mucho más para el parto vaginal”, explica Karyn Eilber, MD, uróloga certificada por la junta y cofundadora de GLISSANT. Entonces, llegar hasta el cuello uterino, implicará una penetración más profunda (¡de un compañero o de un juguete!) De lo que podrías estar acostumbrada. “Un orgasmo cervical es el resultado de una presión profunda o un roce contra el cuello uterino que estimula los nervios circundantes”, dice el Dr. Eilber. Si golpea los nervios circundantes, hay muchos, señala el Dr. Eilber, podrías tener un orgasmo más fuerte. “Estos nervios se distribuyen por toda la pelvis, por lo que los orgasmos cervicales se describen como intensos y de cuerpo completo”.

Orgasmo cervical: el intenso placer femenino que puede durar días | La Neta  Noticias

Para algunas personas, un orgasmo cervical puede ser una experiencia alucinante. Pero para otros, la presión sobre el cuello uterino podría ser menos placentera y hasta el límite de la incomodidad. “Cada vagina tiene una inclinación única, al igual que cada cuello uterino”, dice O’Reilly. “De manera similar, juguete insertado, tendrá su propio ángulo o curva, por lo que no hay movimientos seguros para la estimulación cervical. Tendrá que experimentar para ver qué funciona para ti”, agrega. Si estás dispuesta a explorar, aquí te mostramos cómo estimular el cuello uterino con la esperanza de alcanzar ese infame orgasmo cervical (pero si no lo logras, no te preocupes, aún puede disfrutar de toda la diversión en el camino).

¿Cómo puedes estimular tu cuello uterino?

La clave es estimularse lo suficiente primero (ya sea sola o acompañada), lo que significará un poco de juego exterior e interior antes de avanzar más. El ectocérvix, la única parte del cuello uterino a la que se puede acceder a través de la vagina, se encuentra cerca de la parte posterior de la vagina, dice O’Reilly. Por eso, a veces, cuando tú o tu pareja os sumergís profundamente, sientes una sensación única al final de cada estocada. A veces, ese contacto no sienta bien, especialmente si no estás tan excitada como podrías, dice O’Reilly. Pero a medida que aumenta la excitación, la inundación de sustancias químicas por todo el cuerpo puede hacer que esa sensación profunda se sienta asombrosa. En ese momento, la estimulación del cuello uterino puede llenar de placer toda la región abdominal, dice O’Reilly.

Dicho esto, todavía existe la posibilidad de que, sin importar lo excitada que estés, el contacto cervical se sienta más “ay” que “oooh” para tu cuerpo. Así como a algunos de nosotros nos encanta un buen masaje en los pies, mientras que otros no soportan que les toquen los pies, la estimulación cervical varía de persona a persona, dice O’Reilly. En resumen, la experimentación está muy bien, pero no te empeñes tanto en tener un orgasmo cervical como para lastimarse. Concéntrate en divertirte mientras pruebas algo nuevo.

Primero, intenta familiarizarte con tu cuello uterino por ti misma

Existe la posibilidad de que puedas llegar hasta el cuello del útero con los dedos, según la altura y la longitud de los dedos, dice O’Reilly. (Pero, señala el Dr. Eilber, la vagina se alarga durante la excitación, por lo que es posible que esto no sea posible). Podría resultarte más fácil y cómodo experimentar con un juguete que con sus manos. “Si quieres usar un juguete para jugar con el cuello uterino, primero tómate tu tiempo por fuera y usa mucho lubricante mientras exploras”, dice O’Reilly. “Luego, juega en el interior de una manera que te siente bien antes de llegar más adentro para presionar suavemente el cuello uterino”, dice. Encuentra el juguete adecuado.

Ciertas posiciones pueden ayudarte a alcanzar una penetración más profunda en el sexo en pareja.

Una forma de explorar el cuello uterino si estás con una pareja, especialmente si este es un territorio desconocido para ti, es que tu pareja use un juguete contigo. “Esta es una buena manera de explorar juntos y enseñarle lo que te gusta, ya que puedes guiarlos”, dice O’Reilly. Si estás lista para ir más allá, hazlo, solo ten en cuenta que puedes sentirte mejor si tomas el control. “A menudo, las personas con vaginas descubren que sentarse encima de su pareja (con un pene o un cinturón) es la mejor manera de experimentar con nuevas técnicas y puntos calientes, ya que les permite controlar la profundidad y el ángulo de penetración”. explica O’Reilly. Para otras personas, ser penetrado por detrás en una posición como la de perrito podría ayudar con la estimulación cervical.

Si tu compañero entra por detrás, puede ser preferible que tú guíes el movimiento, especialmente una vez que estás comenzando. De esa manera, “sabrás qué presión, profundidad, ángulo y velocidad te sientan mejor”, dice O’Reilly.

No te olvides del lubricante cuando estés experimentando con una penetración profunda.

Mientras experimentas, es posible que descubras que te gusta la sensación de que algo te toca el cuello uterino, pero no te encanta la sensación de pinchazo, dice O’Reilly. El lubricante será tu amigo en esta situación. Cuando estés usando un juguete, especialmente para la estimulación cervical, agrega un poco a la punta del juguete y gíralo. Durante las relaciones sexuales con una pareja, el lubricante puede ayudarte a garantizar que ambos estáis lo suficientemente excitados y cómodos.

Así es como se sentirá un orgasmo cervical si lo logras

Aunque puede ser difícil distinguir entre diferentes tipos de orgasmos, O’Reilly ha escuchado a la gente describir los orgasmos cervicales como una sensación full body, como una “ráfaga incontrolable de placer entre el ombligo y la vagina” y como “laa sensación más poderosa después de un orgasmo clitoriano”. Si terminas teniendo uno, ¡felicidades por alcanzar un hito sexual personal! “Pero no se cuelgue solo del cuello uterino”, dice O’Reilly. “En cambio, concéntrate en el placer y mira a dónde te lleva. Si te lleva al orgasmo, que así sea. Y si la búsqueda del placer te lleva de vuelta a tu clítoris, eso también es genial”.

 

fuente: womens health

Cómo hacer un trío: consejos de experta

Hacer un trío es una de las fantasías sexuales más comunes pero, ¿Cómo hacerlo con tu pareja y que luego no surjan problemas?, ¿Qué pasa si uno de los dos no está completamente convencido de ello? Son muchas las dudas que pueden asaltarnos a la hora de hacer realidad esta fantasía. Hemos hablado con una sexóloga y nos ha orientado con sus consejos para hacer un trío en pareja, que salga todo bien y, sobre todo, disfrutarlo.

Los cuentos de Tríos demuestran que “no hay dos sin tres” - Colofón Revista  Literaria

Sonia Encinas, sexóloga y coach de mujeres, nos explica que a la hora de plantear cualquier tema sexual con tu pareja “debe partir de una buena comunicación, confianza y no juicio. Tenemos derecho a compartir con nuestra pareja nuestros deseos, lo que no implica que nuestra pareja deba aceptar participar en ellos. Como todo, es cuestión de compartir, no exigir, y aprender a llegar a acuerdos y puntos comunes”.

Antes de nada hay que diferenciar entre deseo y fantasía, nos explica la sexóloga, “tú puedes fantasear con hacer un trío y en tu mente montártelo con y como quieras para gozar. Como fantasía, puedes gozarla a solas o compartirla, porque una fantasía no tiene por qué quererse llevar a la práctica. Ahora bien, si lo que tienes es un deseo, significa que sí querrías que ocurriera, y entonces el marco es bien diferente”. Por eso, si tu caso es el deseo, puedes empezar por comunicárselo a tu pareja.

Cómo hablar con tu pareja sobre el deseo de hacer un trío

Si sientes deseo de tener sexo con dos personas a la vez debes comunicarte con tu pareja con total naturalidad. ” Lo primero es contárselo, pero en ningún caso exigírselo. Y entonces una buena comunicación de base y saber negociar puntos comunes es fundamental. Porque cabe la posibilidad de que tu pareja no quiera hacer un trío y hay que respetarlo”, nos aconseja la sexóloga.

Para hacer un trío, deberíamos plantearlo como tener sexo con una pareja, es decir, “deseo tener sexo” impersonal, es diferente de “deseo tener sexo contigo” porque tú me excitas o me gustas. ¿Desde dónde nos estamos relacionando con el sexo? Para un trío, un duo o una orgía, elige a personas que te gusten y desees, porque el objetivo es disfrutar y pasar un buen rato.

Hacer un trío: dudas y emociones

Y, ¿Qué pasa si durante o después aparecen dudas? “Podemos llegar a cualquier práctica sexual abiertas a disfrutar y a dejarnos llevar y, después, sobre la marcha, decir que no en el mismo instante en el que no queramos hacer algo o no estemos disfrutando de cualquier práctica. Y da igual lo avanzado que esté el encuentro, si quiero parar, tengo derecho a parar. Si surgen celos y no lo esperábamos, toca hablarlo abiertamente. Hablar de cómo nos hemos sentido, en vez de cómo nos han hecho sentir”, nos cuenta la experta.

Lo que nadie te dice de los tríos

Debemos lidiar con esos sentimientos o emociones como con cualquier otra experiencia, desde el permiso a interpretar y sentir lo vivido de forma individual haya encajado o no con la expectativa que teníamos.

 

Te animas?

 

fuente: womens health