Los juguetes más recomendados por las chicas

Con un  consolador, dildo o vibradolograrás una penetración mucho más profunda y uniforme, que te ayudará a alcanzar el punto G, estimular tu clítoris o vagina de forma eficaz.   Los tienes con ventosa, de forma anatómica y moderna pero también de formas muy realistas.

Existe una amplia diversidad de formas, tamaños y materiales.

En el caso de ser principiante, las expertas recomiendan, como suele ser habitual, empezar con uno de talla pequeña de silicona y, después, ir aumentando. Y eso no es todo, algunos consoladores buscan una perfecta recreación, imitando protuberancias o crestas. Si te gustan con esos pequeños desniveles realistas, que le aportan un disfrute distinto, merece la pena invertir en uno con esas marcas.

 

Cómo usarlos para alcanzar el máximo placer

En primer lugar, si quieres usar este consolador en pareja o en diferentes zonas, te recomendamos siempre usar un condón resistente, para prevenir el contagio de cualquier infección o ETS. Y, por supuesto, al igual que los otros juguetes sexuales, te recomendamos, tras su uso, limpiarlos adecuadamente para evitar la formación de cualquier bacteria.

 

Una vez claros estos dos principios, te recomendamos introducirlo con la ayuda de algún lubricante y dejarte llevar, en cuanto al ritmo y a las sensaciones que tengas. No obstante, como no hay nada como una buena práctica, te hemos recopilado algunos de los mejores consoladores que están disponibles a muy buen precio, para que sean de lo más placentero.

 

fuente: cosmopolitan

Tipos de orgasmos, existen hasta 8 diferentes!

Te mostramos los distintos tipos de orgasmos que pueden experimentar las mujeres, los has alcanzado todos?

1. Orgasmo clitoriano

Probablemente estés más que familiarizada con este concepto (y si no, ya es hora de incluyas un succionador de clítoris en tu vida). “Hay 8000 terminaciones nerviosas en el clítoris y es una zona de fácil acceso”, explica la experta. “Cada vez que tenemos un orgasmo mediante penetración, se debe a que lo que sea que está dentro de nosotras se frota contra los nervios del clítoris, que se encuentran a unos siete centímetros en el interior de la vagina”.

2. Orgasmos de pezón

Sí, existe. Se puede alcanzar el orgasmo estimulando el pezón. ¿La razón? También cuenta con terminaciones nerviosas que provocan la contracción de los músculos de la vagina al excitarse. Según un estudio publicado en el Journal of Sexual Medicine, la sensación de la estimulación del pezón viaja a la misma parte del cerebro a la que van las que se experimentan cuando se estimula el clítoris y el cuello uterino. ¿Resultado? Un orgasmo muy parecido a los que sueles tener.

Mujer con vello en los pezones

3. Tener un orgasmo con un beso

“Pues ya puede ser un beso de película”, pensarás. Y sí, en este caso, se necesitan todos los sentidos para dar o recibir un beso que sea capaz de llevarnos al clímax. Pero que sea difícil no significa que resulte imposible. “Alrededor del 20% de las mujeres han llegado al orgasmo con un beso”, explica Chantell Otten. “Se necesita mucha atención para experimentar todas las sensaciones. Los labios son cien veces más sensibles que las yema de los dedos, por eso es posible alcanzar el orgasmo con ellos”.

4. Orgasmo anal

También existe. De hecho es una de las razones por las que te animábamos a practicar sexo anal. “Puede ser muy intenso”, apunta la sexóloga. “Hay una gran cantidad de terminaciones nerviosas en esa zona. Mi recomendación es utilizar siempre lubricante. Y si se quiere experimentar un orgasmo combinado, puedes utilizar un vibrador para el clítoris mientras”.

Guía completa para tener un orgasmo anal con consejos.

5. El orgasmo del punto G

El punto G ha sido descrito como “OVNI ginecológico”, muy buscado y comentado, pero poco verificado. “Para muchas personas, aquí es donde se encuentran las terminaciones nerviosas del clítoris, cerca del ano, en la parte superior de la vagina”, explica Otten. Para encontrar tu punto G, la experta recomienda seguir los siguientes pasos:

Cómo llegar al orgasmo a través del punto G: Curva los dedos índice y corazón, como si formases la letra C. Deslizarlos dentro de la vagina. Tendrías que sentir un área suave y esponjosa de piel detrás del clítoris. “Experimenta con ella realizando diferentes presiones y golpes. Y ya está hecho”.

6. El orgasmo cervical

Y no nos referimos al cuello. Este tipo de orgasmo también se conoce como el orgasmo de “punto profundo”. Ocurre cuando la penetración es profunda, ya sea con un pene o un vibrador. Para experimentarlo, este debería ser lo suficientemente largo y circunferencial como para golpear el cuello uterino. “Puede ser una sensación intensa, pero a algunas mujeres les gusta”.

7. Orgasmos sensoriales

Estos orgasmos de son el resultado de estimular un área sensible que generalmente no se considera erótica, como la nuca o el oído. Para experimentar un orgasmo “sensorial”, se necesita mucha concentración en los preliminares. “Permítete estar en el momento, sin pensar en nada más ni adelantarte a los acontecimientos”, sugiere la experta. Aquí el mindfulness es esencial.

8. Orgasmo mental

Todo Orgasmo es Mental

Suena raro, sí. Pero según la sexóloga, se puede alcanzar el clímax con solo una fantasía sexual. “Tu mente es realmente quien permite que le orgasmo suceda o no”, explica. “Por lo que si fantaseas lo suficiente con aquello que te excita, el cerebro puede desencadenar una reacción en el cuerpo que culmine con un orgasmo”.