5 herramientas para trabajar los celos

Diferenciar los celos tóxicos de los que no lo son, como con casi toda emoción que nos puede provocar un comportamiento obsesivo y dañino para nosotras, es muy sencillo con esta técnica que explican en El Arte de Vivir (ONG fundada por Sri Sri Ravi Shankar, cuatro veces nominado al premio Nobel de la Paz, que lucha contra el estrés y por conseguir un mundo en paz): “Toda emoción es sana si dura lo que le tomaría a una línea desaparecer cuando la dibujas en la superficie del agua, o sea, si enseguida se va. Los celos son naturales, lo fundamental es no quedarse ‘trabado’ con esa emoción”.

Desde la plataforma de psicólogos TherapyChat nos aconsejan varias herramientas que nos pueden ser muy útiles:

Superar La dependencia emocional. “Tenemos tanto miedo a estar solos que nos parece que estar celosos es lo normal ya que no queremos perder a la persona con la que estamos. La dependencia emocional nos quita energía y nos empobrece la autoestima. Si amamos con dependencia no amamos realmente, y no dejamos libertad a la relación de pareja para dar lo mejor y enriquecerse. Si piensas que tú o tu pareja podéis tener dependencia emocional, poneos en contacto con un psicólogo que os podrá ayudar a superarla de la forma más eficaz”, nos explican y recomiendan con criterio que siempre busquemos el asesoramiento de un experto.

4 pasos para controlar los celos en tu relación | CNN

Trabaja la igualdad de pareja: y no hablamos de igualdad en las labores de la casa, en las finanzas, hablamos de que deberías pensar si estás comportándote con tu pareja como si esta fuera una posesión que se controla y hace lo que le digas. NO es SIRI. “Cuando tenemos pareja nos comprometemos con otra persona a compartir la vida y el amor, pero no abrimos las puertas al control y al poder. Nuestra pareja no es nuestra. Y tú no eres de tu pareja. Sois dos seres libres e independientes y debéis respetaros como tales. Amar desde la igualdad es un buen consejo para solucionar los celos patológicos”.

Mejora tu vida social: despejarse y dejar de darle a la centrifugadora es una opción muy sana y muy divertida. Deja de estar pendiente de su vida y empieza a vivir la tuya a lo grande.

Potencia tu autocontrol emocional: “Identificar y controlar tus emociones te ayudará a descubrir el patrón que sigues cuando entras en la espiral de los celos patológicos. Tenemos que controlar nuestras emociones para que no nos hagan daño y aprender a no dejarnos llevar por la ansiedad, que produce emociones como el miedo” explican desde la plataforma de expertos.

Cuál es su tipo de celos: normal, exagerado, obsesivo o patológico?http://www.reinapicara.com

Por último, nos recomienda buscar los orígenes de esos sentimientos, a lo mejor estás canalizando tu anterior relación en esta; dejar los pensamientos catastróficos, nunca se ha acabado el mundo por una ruptura sentimental, la prueba es que sigue girando alrededor del sol; prueba las conductas de sustitución, cuando los oscuros pensamientos conquisten tu cerebro, céntrate en alguna actividad que te guste de verdad, o sencillamente en lo que estás haciendo; y racionaliza, “si no te contesta al teléfono, simplemente hazte la pregunta de cuántas veces te ha pasado lo mismo y te darás cuenta de que estabas en una reunión, que lo tenías en silencio y no que estabas engañando a tu pareja”, nos recomienda Paulina.

Para terminar, nos acercamos de nuevo a los consejos y herramientas de la Fundación El Arte de Vivir, a través de uno de sus instructores, Matías Quinn: “Celar es dejar de creer en el otro y cuando toda la tensión está puesta en lo que hace y dice, las relaciones se vuelven una causa de sufrimiento”.

1. No te resistas a lo que sientes. No reprimas esa emoción. Cierra los ojos y observa el patrón de tu respiración. Cuando atraviesas una emoción muy fuerte, la respiración es entrecortada y con un ritmo más acelerado. A partir de esa base, utiliza alguna técnica de respiración para comenzar a manejar tus emociones.

2. Relájate y lleva tu atención a la zona del estómago, que es donde normalmente se acumulan los celos. Meditar, respirar y observarte a ti mismo te pueden evitar un ataque de celos.

3. Cuida tu cuerpo: come sano, duerme bien, haz ejercicio y utiliza técnicas de respiración, porque todo esto incrementa tu nivel de energía y ayuda a que las emociones no se apoderen tanto de ti.

4. Recuerda que las respuestas están dentro de ti, usa tu intuición y sentido común.

5. Normalmente las emociones fuertes nos paralizan y no nos permiten tomar decisiones inteligentes. A veces, los celos pueden ser algo intuitivo, o sea, intuyes que está pasando algo malo, que no se está cumpliendo un compromiso de fidelidad y es un momento para escuchar y dialogar con la otra persona.

  • En el caso de padecer celos patológicos, desde Reina Pícara recomendamos siempre acudir a un profesional de psicología para un asesoramiento profesional y personalizado.

fuente: glamour

¿Tu pareja es celosa?

El modelo del amor romántico tiene a los celos como a un ingrediente de su receta pero este tipo de romanticismo se basa en un amor que no es sano, se basa en la toxicidad… y cuando el amor es tóxico, no es amor. Cuando los celos son parte de la base de la relación de pareja, no es amor.

Escuchaba esta mañana en la radio que todas las personas somos celosas. Y es posible que así sea. Aunque el amor de verdad, el auténtico, no debe incluir los celos en su receta, al menos no como se normaliza en nuestro entorno.

Evidentemente, nadie quiere que su pareja le sea desleal pero de ahí a conductas típicamente celosas, hay un trecho.

¿Qué es una conducta celosa?

Aquella en la que se desconfía de la pareja. Por ejemplo: sufrir cuando sale con sus amigos/as o intentar que no salga si no es en pareja, mirarle el teléfono móvil, fisgonear en su facebook, necesitar que te consulte algunas cosas que desea hacer pidiendo permiso, hacer conductas de comprobación para asegurar que la pareja se encuentra en el lugar donde dice estar, etcétera.

De hecho, los celos, que para muchos son una prueba de amor, pueden llegar a ser la antesala del maltrato.

¿Por qué los celos no son una prueba de amor?

Porque uno de los ingredientes principales del amor sano es la confianza y los celos parten de la desconfianza. Desconfianza en uno mismo y/o en la pareja.

Nos han hecho creer que cuando una persona nos ama dejará de ver al resto del mundo, solamente tendrá ojos para ti, solamente querrá estar contigo, el centro de su mundo serás tú… pero eso no ayuda a enriquecer la relación de pareja, al contrario, la limita, la empobrece, hace que cada vez sea más pequeña.

Por lo tanto, si realmente deseas amar sanamente a tu pareja no deberías desear que se cegara contigo, deberías querer enriquecer la relación. ¿Y cómo se hace eso? Se enriquece el amor no cortando sus alas, dejando que cada uno tenga su espacio, alimentando otras esferas de la vida para crecer como persona, evitando todas aquellas conductas celosas, no esperando que nuestra pareja nos haga feliz ya que para poder ser feliz en pareja debemos ser feliz con nosotros mismos, solamente de esta manera, la relación de pareja nos sumará felicidad.

Hemos asociado durante muchos años que el amor es sacrificio por el otro y si nos sacrificamos, eliminamos parte de nosotros mismos por el otro y de esta manera no se puede cocer una relación de amor auténtico, una relación sana…

Os animo a encontrar vuestra felicidad, a eliminar todo rastro de celos y a hacer que la relación sea el ingrediente extra que deseáis añadir a vuestra vida y que os suma mucha más felicidad a la que ya tenéis.

 

 

 

fuente: el periodico