Cuando la tecnología se aplica al sexo

¿Quién dijo que el sexo era exclusivo de parejas? El siglo XXI pasará a la historia como el de la tecnología aplicada a las diferentes parcelas de nuestras vidas, también a la del sexo. En la intimidad, las manos ya están siendo sustituidas por dispositivos inteligentes que hacen del onanismo la práctica sexual más avanzada (tecnológicamente).

Si la manzana es el fruto del pecado, de aquí en adelante lo va a ser más que nunca. El Apple Watch contará con una app/vibrador sexual que recibirá el nombre de ‘Blush’. El ‘juguete’ tendrá un funcionamiento muy similar al de los vibradores normales, con la diferencia de que se activará mediante un reloj de la misma marca.

Será la muñeca de cada persona la que controlará niveles y velocidad, pero también el ritmo acorde con la música que estemos escuchando en un momento determinado. El futuro se ha hecho presente en lo que respecta a los juguetes sexuales.

 

Android lleva tiempo funcionando con una tecnología parecida a la que presenta Apple. Se trata de un vibrador conectado a un dispositivo que se controla con un mando a distancia o bluetooth. Se llama ‘OhMiBod‘ y desde el mismo teléfono y a través de una app se controla la velocidad del aparato. Eso sí, si lo usan dos personas deben estar relativamente cerca para que funcione. Lo mismo ocurre con ‘Blush’ que no funciona más allá de los diez metros de distancia.

 

Salvando las distancias (y nunca mejor dicho) encontramos Vibease. Con este vibrador no importan los metros de distancia que existan entre ambas personas, ya que se conecta a través de 3G. Solo hace falta alguien desde la otra parte del teléfono para que controle el juguete. Y es que, como todo en el sexo y el amor, para recibir la señal ambos deben estar conectados…

 

Selfie… ¡vaginal!

De los eBook normales a los sexuales. Los Vibease también son un tipo de audiolibros que, conectados a una app, vibran con la intensidad del relato erótico del que nos estemos deleitando. Nunca antes leer 50 Sombras de Grey fue tan placentero.

Que la ‘selfitis’ es un fenómeno en auge no es nada nuevo. Pero, ¿y si un vibrador fuera capaz de hacer autofotos de la vagina mientras uno pasa un buen rato? Sí, el Svakom Gaga Intimate Sex Selfie Stick HD Camera Vibrator lo hace. Este dispositivo cuenta con una cámara HD 720p con luz LED y una batería recargable por medio de USB que también podrá ir conectada al ordenador para tener videollamadas a través de FaceTime con la persona con la que queramos tener ese ratito placentero.

 

Su uso es muy similar al de una endoscopia, pero con la característica de que se realiza una videollamada desde el interior de la vagina. Eso sí, no esperes que conteste alguien y limítate a mirar lo que ocurre en el interior del cuerpo humano, siempre y cuando esto te cause algún morbo. En su lanzamiento, y con un precio que oscila los 200 euros, se llegaron a agotar todas las unidades disponibles.

Queda claro que masturbarse supone un gasto físico. Al menos de las muñecas o de los dedos, pero ¿qué desgaste en concreto? Wankbandpermite saber la energía gastada por masturbación y, atención, ¡promete almacenarla para una ocasión posterior! Algo similar es lo que lanzó la plataforma de cine X PornHub: una pulsera equipada en su interior con una válvula que, dependiendo de los movimientos de la mano, obtiene energía cinética que se almacena en una batería.

 

fuente: gonzoo